TOMEMOS MEDIDAS

  • por
¿Os habéis preguntado por qué las cosas miden lo que miden? Mientras escribo estas líneas y tengo este documento de word abierto, arriba pone: Documento 2, Calibri cuerpo, tamaño 12. Por defecto estoy escribiendo sobre las proporciones de un A4, aunque no sé si estas palabras se llegarán a imprimir alguna vez (nos negamos a escribir en apaisado a pesar de que gran parte de los documentos que utilizamos los leemos frente a la pantalla horizontal de nuestro ordenador, pero ese es otro tema).
¿De dónde viene este formato de escritura en vertical?, ¿vienen las medidas marcadas por el tamaño de una carpeta? (carpeta de las de llevar bajo el brazo, no de las del doble clic, ¿y quién dimensionó la carpeta? Supongo que tiene que ver con el tamaño de las manos, pues por si a alguien se le había olvidado antes leíamos tratados, manuscritos, pergaminos. Supongo que de ahí es de donde vienen todos estos tamaños heredados.Lo mismo ocurre con las dimensiones de nuestros espacios, una puerta, una silla, una mesa, tu cama, todo está dimensionado en primer lugar por las medidas de tu cuerpo, y en un segundo lugar, por la forma de relacionarnos con otros cuerpos. Sí, querido interlocutor, hubo un momento en el que nos relacionábamos.
Dimensionábamos salas de baile en función del aforo y de lo que haríamos en esas salas, [0,5m2/Per] dice la normativa, eso equivale a dos personas dentro de un cuadrado de dimensiones un metro por un metro, porque bailar pegados es bailar, claro que depende también de si esas personas van a estar dando saltos al ritmo de la música, sentadas, o simplemente de pie; dependerá de la duración del evento, e incluso de otros factores como la iluminación del lugar y fundamentalmente de las condiciones de evacuación en caso de emergencia. Emergencia sí, pero de las de antes, la emergencia ahora es mundial, es casi invisible, se llama COVID-19.
Con la llegada de la pandemia todos rezamos el quédate en casa, y si sales a la calle, guarda una distancia de 1,5 metros con tu interlocutor. Menos mal que en España hablamos a gritos, si no a ver quién iba a enterarse de lo que dice el otro. Oiga @policía, hay una aglomeración de personas en mi calle, son nueve personas, nueve personas y dos de ellas están muy juntas, ¡qué descaro! Recuerda, si tienen que ir más de dos personas en el coche, el copiloto pasará a ser paquete, sentado en el asiento de atrás y en diagonal, aunque si dispone de furgoneta haga el favor de sentarlo en el último asiento y si tienen que hablar usen el manos libres.
Un amigo está confinado en su dormitorio, no le han realizado la prueba, pero ante el posible positivo le han “recomendado” confinarse dentro del confinamiento de su casa, dentro de su barrio confinado. ¡Al dormitorio ya!; y si es posible no salgas ni de ti mismo, con todo el tiempo que tenemos, quizás es un buen momento para realizar ese viaje interior que tanto anhelabas. Interior y exterior, lo público y lo privado, lo privado que pasa a ser público; lo digo por esos millones de directos desde tu cuarto con gotelé, que ahora guarda Facebook en sus servidores, y que han visto los amigos de tus amigos en la captura de la multipantalla de la multiconferencia. Menos mal que estamos hablando de confinarse, pero qué le vamos a hacer si no podemos reunirnos ni en zonas comunes, ni en azoteas, ni en patios de vecinos, ni en calles, ni en plazas, ni en barrios, ni en pedanías, ni en provincias, ni en países, ni… ¿sigo?, ¿acaso aún no entiendes lo que significa distanciamiento social?
Sigue nuestro trabajo y reflexiones sobre diseño, arquitectura y ciudad. Reflexiones que aplicamos y desarrollamos en nuestros proyectos.

Imagen: Daily Cartoon: Thursday, April 9th New Yorker Magazine by David Sipress
Texto: Jimmy Alexander, Murcia, 22 de Abril del 2020.  www.mixturarquitectos.com
 
COMPARTIR ESTA PUBLICACIÓN