CASTILLOS EN EL AIRE

¿Y qué arquitectura efímera le planteas a un edificio de 1887?

La plaza de toros de Murcia acogió como cada año la celebración de la Nochevieja, una gran fiesta con cuatro escenarios. Tres de ellos bajo el graderío de la plaza, un espacio entre arcos de ladrillo de mas de cien años de antiguedad, cuya función principal es  estructural y en algunos casos, accesos y salidas de público.

Afrontamos la propuesta de acotar algunas zonas bajo el graderío como salas temporales de música, para ello dibujamos castillos en el aire acotando el espacio a través de líneas construidas con barras de acero corrugado, complementando los arcos y bóvedas existentes y acompañando la estética en ruinas en la que se encontraban. 

Al estilo ecléctico de la plaza le sumamos 36 arcos cruzados, la curvatura es una catenaria invertida donde la acción de la gravedad es quien dibuja los arcos a partir de barras de 12 metros de largo que apenas se apoyan en los muros trabándose entre ellos para no alterar la integridad de los muros de la plaza. Sobre esta estructura colgamos vegetación y luces creando un espacio mágico entre arcos. 

La superposición de los arcos, la vegetación, las luces y la música hicieron vivir una noche memorable llena de magia donde comenzar el nuevo año nuevo con alegría e ilusión.

<

< OTROS PROYECTOS >